Cualquier viaje que emprendas, en el medio de transporte que sea, siempre requiere de algunos recaudos para que resulte aún más placentero. Perteneciendo a la comunidad viajera sabemos que solo la idea de una incipiente aventura nos pone felices pero aún así tengamos en cuenta estos consejos básicos para evitar contratiempos molestos.

Chequeá la documentación

Antes de confirmar la compra, asegurate que los datos sean los correctos. Prestá atención a los horarios de salida y de llegada, a la correcta escritura de tu nombre y apellido y al servicio elegido.

Aprovechá las posibilidades de la tecnología de hoy en día y siempre asegurate de tener una copa de tu documento en alguna “nube” como Drive o Dropbox.

Llegá siempre con anticipación y nunca te olvides de asegurarte que tenés todos los documentos y el pasaje impreso antes de salir de tu casa.

Salud

Hidratate mucho y no te olvides de hidratar a niños y ancianos que viajen con vos. Es muy importante prestar atención a este punto porque los síntomas de deshidratación pueden no aparecer en los casos de ancianos y niños. Además los signos que sí pueden hacerse visibles en las personas de tercera edad son muy difíciles de reconocer, estos son: sequedad bucal y debilidad muscular entre otros.

Otro ítem a tener en cuenta es la alimentación durante el viaje. Si tenés un viaje largo por delante intentá comer liviano y no experimentes con comidas autóctonas justo antes de viajar o la noche anterior. Esta acción puede tener un resultado más que desagradables.

Si viajás fuera del país asesorate con una institución sanitaria si necesitás alguna vacuna especial para entrar u otro recaudo específico de la región.

Si acostumbras a tomar alguna medicación no te olvides de empacarla. En promedio suele ser uno de los artículos más olvidados junto con el cargador de celular. También si sufrís de alergias lo recomendable es que te lleves tu antialérgico habitual. Algún cambio del clima o la flora pueden causar un brote inesperado.

Tené cuidado con el sol y los insectos. En algunas regiones la población de moscas y mosquitos no solo es molesta sino que también es peligrosa por las enfermedades que puede llegar a transmitir. Incluí repelente en tu equipaje. Siempre llevarte gafas de sol y protector solar. Aún en días nublados el bloqueador solar es fundamental para nuestra salud. Las nubes pueden bloquear solamente el 10% de la radiación y vuelven más peligrosa la exposición al sol por el hecho de no sentir calor.

Viajar cómodo

Aún en viajes cortos es preferible no vestir ropa ajustada porque da la sensación de pesadez e hinchazón. También es importante mover las piernas. Si no es posible o no querés realizar paseos por el micro podés hacer rotación de tobillos. Eso en si solo ayuda a aliviar el malestar. Utiliza calzado flexible y con la planta acolchada en el mejor de los casos. Por las dudas siempre llevate una camperita liviana por si el hecho de estar quieto te da frío.

WiFi y más WiFi

Los datos del teléfono a veces lamentablemente resultan un misterio, tanto por su funcionamiento como por su costo, así que durante los viajes lo mejor es aprovechar la conexión a WIFI. Asegurante de identificar los lugares que tienen y aprovechá esos momentos para comunicarte con tus seres queridos. Además no te viene mal desconectarte un poco. Podés subir las fotos cuando estas con WiFi y el resto del tiempo solo enfocarte en vivir el momento.

Planeá tu viaje

Siempre es bueno dejar un lugar para la espontaneidad pero que esta no domine tu viaje. Lo mejor es tener un plan de que es lo que queremos hacer en nuestra estadía en el lugar. Mientras más investiguemos mejor vamos a aprovechar el tiempo. Y también tenemos la posibilidad de ahorrar dinero. Comprá las excursiones que podés antes de llegar a destino, así te evitas preocupaciones e indecisiones y ese tiempo lo podés invertir en pasear.

Al final de cuentas lo importante es tener presente que cada viaje es una experiencia muy personal. No te dejes influenciar y programa este tiempo a tu manera. Buscá la actividad autóctona que realmente te atraiga y visitá ese restaurante o esa tienda escondida. No te traigas souveniers que luego van a acomular polvo hasta que se pierdan en una mudanza o se rompan. Comprá algo que realmente te haga recordar un momento especial. Porque viajamos justamente para eso, para buscar momentos con nuestros amigos, con nuestra familia, con nosotros mismos y esos momentos serán los que atesoraremos por siempre.