Argentina

La República Argentina es uno de los países más visitados del mundo y de América Latina. Son su inmenso territorio, sus climas tan diversos entre sí, los cerros más altos de América en su columna vertebral que es la Cordillera de los Andes, la gran reserva hídrica de las Cataratas del Iguazú, la imponente metrópoli que encarna la Ciudad de Buenos Aires, la ciudad que nunca duerme con sus infinitos espacios de diversión, lo que atrae a más de cinco millones de turistas por año.

Argentina sorprende, tanto por sus bellezas naturales únicas en el mundo, como por sus atractivos culturales e históricos. Sorprende por su variedad de museos y paseos turísticos. Y sorprende, además, por sus sabores y sus aromas. Argentina es un territorio cuya gastronomía ha sobrepasado todas las fronteras y encantado a personas de distintas partes del globo. La tierra del asado, del vino y, además, de una gran pasión; una pasión que se ve flamear en banderas de distintos colores con cantos que forman parte del clamor popular: el fútbol.

Nieve al Oeste, aridez al Norte, Frío seco en el Sur, subtropical en el centro y tropical en el Noreste. Argentina es uno de los países con mayor diversidad de climas en el mundo. Pero además, con la mayor diversidad de paisajes. Desde bosques inmensos y milenarios, pasando por montañas que atraen a los aventureros de todo el Globo, cataratas, ríos y mar. Todo lo que se pueda imaginar se conjuga en Argentina.

Regiones turísticas

Cada región de la Argentina cuenta con sus propios recorridos turísticos. Debido a la magnitud del territorio, los visitantes en general van conociendo por partes, por lo que eligen una región en base a sus características.

En la zona del Noroeste Argentino, con la Cordillera de los Andes a un lado, podemos encontrar diferentes contrastes de formas y de colores. Las geoformas, montañas y volcanes se combinan con salinas y lagos alcalinos que constituyen espectaculares postales. Además, es una zona de valles y de importantes tradiciones de los Pueblos Originarios.

Siguiendo hacia el Noreste, nos dejamos sorprender por las Cataratas del Iguazú y toda la región tropical y de selva argentina. Allí se puede disfrutar de ver a muchas y diversas especies vegetales y animales en su estado natural.

Hacia abajo, por el Litoral, las playas y termas se convierten en escenarios únicos para el descanso, el relax y la diversión. Son espacios llenos de tradiciones típicamente argentinas que nos permiten además introducirnos en las profundidades de la historia nacional.

En la región centro, con un clima mediterráneo, la verde y frondosa llanura se ve interrumpida por las sierras cordobesas que se combinan con hermosos diques y espejos de agua. Y, si continuamos hacia el circuito de Cuyo, nos vamos a encontrar con el segundo cerro más alto del mundo luego de los Himalayas, que es el Cerro Aconcagua, sostén de sus hermosos valles y los viñedos y bodegas más famosos del mundo.

En la zona andina o la Patagonia Occidental, los paisajes se tornan espectaculares y dejan sin habla a los visitantes por su imponente belleza y la diversidad de oportunidades de turismo natural y aventura que ofrecen. Comprende enormes montañas de picos nevados que en algunos casos se mantienen así incluso durante los meses de verano, refugios de montaña para una experiencia diferente, espectaculares espejos de agua y frondosos bosques tradicionales y antiguos.

Hacia el otro lado, en la Patagonia Oriental, algunos de los procesos naturales más sorprendentes del mundo tienen lugar, como es el paso de la Ballena Franca Austral y las colonias de pingüinos de magallanes. Una zona única para convivir pacíficamente con la naturaleza.

Provincias Argentinas